Historia de un campeón (que sucumbió a su EGO) parte 2

ego

historia de un campeón que sucumbió a su ego y lo perdió todo (parte 2)

En otro post publicamos la primera parte de una interesante carta de un “lector anónimo”, que nos hablaba sobre su vida, las artes marciales, y el mundo de la competición… y de como el afan inusitado por conseguir trofeos y títulos, le había llevado, a coseguir el título de campeón Mundial… y como había sucumbido después de ello, acabando con su matrimonio, durmiendo en la calle, y sin poder ver a su adorada hija.

Hoy ponemos fin a tan apasionante confesión, poniendo cara, nombre y apellidos a nuestro lector, y con un final muy interesante, que no queremos anticipar.

Lo que sí queremos, desde Dragonz Magazine, es que la historia de nuestro protagonista, os sirva de ejemplo, tanto para evitar lo que no se debe hacer, como para empujar hacia el camino correcto, la auténtica vía que nos enseñan las Artes Marciales y los Deportes de Contacto: vencerse a uno mismo por encima de nuestros contrincantes, superar nuestras limitaciones, mejorar día a día, estar en paz, y ayudar a los demás.”

Una vez que conseguí luchar con los mejores del mundo, en Francia, sobre todo, aunque seguía siendo un gran luchador con mucha garra, pero en el extranjero.

Así que decidí una vez más cambiar de federación, y trasladarme a Tarrasa (Barcelona),donde continuaba entrenando solo y a mi manera, ayudado por un nuevo gimnasio, y patrocinado por amigos; Santos y Daniel, eran unos buenos empresarios que me ayudaron a sacar a delante mis campeonatos de Muay Thai; como los europeos de las federaciones; WKN y WKL, y el mundial por la WKL con 33 años, entonces me sentí muy bien recompensado, ya que gracias a los sponsors pude conseguir uno de mis sueños, aunque siempre me sentía desconectado y no totalmente lleno, por causa de mi ego, que todo tenía que hacerlo a mi manera sin sentirme respaldado por nadie.

Durante esa época compaginaba el Muay Thai con el Boxeo, que entonces lo practicaba en Castellbisbal (Barcelona).

De la mano de Toni, un buen entrenador, comencé a entrenar Boxeo, del que aprendí mucho, y del que me inicie a nivel profesional, ya que me hice pocos combates a nivel amateur, y pasando rápidamente a profesionalismo donde de la mano de Toni comencé a destacar, pero mi ego volvió a resurgir, volviendo a Tarrasa combatiendo y entrenando a mi manera, comencé, gracias a mis sponsors con algunos combates en casa, pero quería más y más y me sentía con poca paciencia para esperar, y quería títulos. Así que arriesgue y comencé a pelear fuera, peleando con en Madrid y en Hospitalet haciendo combates destacados y obteniendo un buen nombramientos nivel nacional, como un boxeador destacado.

Entonces gracias a mi coraje, la federación española decidió darme la oportunidad de disputar el gran combate a de Boxeo profesional en Lugo, contra el actual campeón.

Durante esa época, entrene muy duro para obtener el mencionado título, y siempre a mi manera, y compaginando mis entrenos con mi trabajo como funcionario de la Generalitat catalana, el trabajo como funcionario me permitía entrenar lo que yo quería, aunque yo pensaba que todo era entreno y entreno, y cuando llegue a disputar el título nacional, comencé ganado todos los asaltos pero cuando llego el cuarto, al ir tan seguro de mí mismo, cometí un gran error, y fue bajar la guardia, pensando que lo tenía ganado, y una mano del contrario me tumbo en el cuarto asalto, el problema fue que mi inconsciente me dijo que me levantara muy rápido, y eso en Boxeo pasa factura, porque el cuerpo te dice levántate, pero la cabeza no está preparada, y cuando el árbitro observo mis ojos, estaba con unas pupilas muy dilatadas, así que el árbitro con buen criterio decidió finalizar el combate por KO.

Fue un duro golpe, pero cuando estaba en el vestuario, coincidí ese mismo día con el presidente de la federación española, y le pregunte si podía obtener la revancha, a lo que me respondió que claro que sí, que solo dependía de los sponsors, ero volver a hacer el título requería mucho dinero y estaba cansado de buscar y buscar sponsors, así que hablando con el presidente de la catalana de Boxeo, le pedí si podía ir a por el campeonato del Mundo Hispano, a lo que me respondió que sí, echándome una mano en poder organizar el evento. Pero me sentía muy cansado de no tener el respaldo de un buen padrino al que se encargara de llevar mi carrera como yo hubiera querido.

Reconozco que pase muchas dificultades, pero la culpa reconozco que fue mía de cambiar constantemente mal aconsejado por mi ego. Durante ese periodo comencé a caer en un difícil momento en mi persona, ya que me separe de la madre de mi hija, teniendo problemas para ver a mi hija, y quedándome sin trabajo. Durante ese periodo y comiendo con mi hermano mayor, decidí con 39 años emigrar a Francia a intentar entrar en la legión extranjera.

Así que hablando con mi hermano mayor, decidimos irnos juntos a la legión, el cómo ex legionario acepto acompañarme. Me dejo en el cuartel de Perpignan donde me hicieron una pruebas físicas de dominadas y decidieron, mandarme a Aubagne, donde comenzó mi periodo de instrucción para un posible o no ingreso en la legión extranjera.

RENUNCIO A MI EGO PARA ENCONTRARME A MI MISMO

Una vez que entro en Aubagne, para comenzar con las pruebas de acceso a la legión extranjera, me siento con ganas de comenzar algo importante para mí, en una nueva etapa de mi vida. Las pruebas de la legión extranjera, resultan fáciles para mí, a lo que accedo sin ningún problema tanto las físicas, como las psicotécnicas.

Recuerdo que durante ese periodo, me llevaba muy bien con unos compañeros de Almería, antiguos legionarios españoles que quedan cambiar de legión, con ellos me inicie poco a poco en la enseñanza, ya durante el campamento instruía a muchos compañeros incluidos muchos franceses.

La última prueba de la legión extranjera, antes de ir a Castellnodari, era una entrevista, llamada Gestapo, se llamaba así porque podían obtener información de cualquier persona de cualquier país uno de las condiciones es que no debes mentir, ni ser un prófugo de la justicia.

Recuerdo que durante la entrevistare preguntaron sin tenía problemas con la justicia, a lo que respondí que no, y si tenía problemas con mi ex, a lo que también respondí que no. Es curioso como durante ese mes, recibí una citación judicial de un juicio atrasado de hace diez años y justo en ese momento, mi ex me denuncia por no estar cerca de mi hija, cuando siempre he cumplido con la pensión.

Dado que todo ello produjo que no ingresara en la legión extranjera, a lo que deambule un poco por Francia, en concreto por Perpignan de una forma muy errante, acabe durmiendo en la calle sin tener techo donde dormir, y buscando un plato caliente.

Durante ese periodo, emigré a Perpignan donde la cruz roja me dio cobijo durante seis meses, y donde puse mis cualidades físicas a prueba en el campo, recogiendo ajos, tomates, albaricoques, etc…

Recuerdo todas las noches en la cruz roja, que me ponía a estudiar francés para tener un poco de conversación y entrar en el campo que me apasionada seguridad. También recuerdo la primera noche que entre en la cruz roja, que un francés endemoniado que dormía a mi lado me robo todas mis pertenencias, yo estaba desesperado y no sabía qué hacer, así que hable con el guardia, y curiosamente, había estado en España, y me ayudo a recuperar todas mis cosas y echar a ese maleante. El guarda se llama Michael, y actualmente es uno de mis mejores amigos.

Cuando pasaron los seis meses me echaron de la cruz roja y encontré un trabajo en la construcción, combinándome el trabajo con un pequeño estudio en Canet, cerca de la playa, mis compañeros eran de todas las naciones, argelinos, franceses, marroquíes y rumanos, aunque recuerdo un gran ambiente en el grupo de trabajo.

Durante esa época me presente a una vacante en la puerta de una discoteca nocturna, donde se necesitaba un portero, y como hablaba un poco francés, y dado que tenía mucha experiencia en España, me pusieron en la puerta. Todo comenzaba a salir mucho mejor y comenzaba a tener más suerte.

RENUNCIO A MI EGO Y SIENTO A DIOS EN MÍ

Todo sucedió en un parque de Perpignan, justo en frente de la policía, yo estaba reflexionando todo en mi vida, y durante esa época estuve cohabitando muchos días con un grupo mormón, unos seguidores de dios pero que también siguen a John Smith de USA, y recuerdo que los mormones me dijeron que dios hablaba con nosotros por medio del espíritu santo, y como lo sentíamos en nuestro interior.

Yo me sentía muy a gusto con ellos, y cada domingo hacíamos muchas comidas familiares en casa de ellos, era muy familiar cosa que echaba de menos de España. También recuerdo que cuando estaba en el parque en frente de la policía, y reflexionando sobre mi vida, como mi ego me nublaba cuando era deportista y de porque no entre en la legión extranjera, así que me preguntaba si fue dios que mediante su plan en mi vida, tuvo algo que ver en ello. Así que tuve una revelación interna y desde ese día, supe que mi lugar no estaba en el ejército y lo más importante, que dios existía.

Entonces me bautice con los mormones, pero a medida que pasaba el tiempo y hablando con los mormones me di cuenta que ellos querían mi diezmo, más que ayudar a los niños a salir de la calle. Así que decidí salir y seguir mi vida. Entonces mi camino toma muchas variantes.

En ese momento sé que seguir a dios es una de mis prioridades en mi vida, y también que todo mi ego lo debo de subsanar con clases a toda esa gente que quiere aprender la esencia de las artes marciales, y es curioso cómo fue un REO, en la prisión de Quatrecamins quien me enseño que la competición, debilita al ser humano, en espíritu. Claro eso solo podía entenderlo cuando salí de la competición.

Para entonces intento combinar el trabajo de seguridad de noche, con seguridad en Decathlon. Cosa que me resulto algo difícil, ya que me pedían validar los años trabajados en España con CNAPS, así que llego la validación y pude seguir trabajando en el mundo de la seguridad. Pero el campo que me siento más a gusto dentro de la seguridad es el mundo de escolta, así que hable con Pole Emploi (el Inem de Francia), para que me subvencionara un curso muy efectivo de jefe de escoltas, a lo que Pole Emploi decidió que solo me subvencionaba la mitad.

Entonces de Perpignan emigre a Cannes, donde comencé la formación de jefe de escoltas, haciendo la mitad en Cannes y la otra mitad en Miami (USA), finalizando con éxito gracias a mis continuas noches en vela estudiando francés, y también haciendo dos misiones como escolta en Cannes y Miami, mi vida comienza a tener el sentido que busco, trabajando en lo que más me gusta. Pero resulta que ahora tengo noticias nefastas de España, ya que el juicio que me impidió entrar en la legión extranjera, resulta que sale ahora, obligándome a acudir. Me presento al juicio de hace diez años que sucedió, y lo peor es que soy el único que se presente, mi ex amigo con el que entrenábamos juntos Boxeo, Rafael Chiruta, me deja en la estacada del juicio y solo.

Con lo que por ser campeón del mundo de Muay Thai, el acusado que recibió una patada que le fracturo la tibia y el peroné, dice que he sido yo, cuando lo único que hice fue reducirlo sin lesión alguna, pero por lo visto alguien le dio una terrible patada que según el forense le fracturo la tibia y le peroné. Con lo que el juez me acuso con tres meses de prisión por algo que no cometí.

ncuentro a Rafael Chiruta por Facebook, y le pregunto si fue el quien dio la patada a ese muchacho, para saber la verdad ya que justo esa noche yo lo puse a mi servicio cuando llevaba la puerta de esa discoteca, y porque esa noche lo tuve a mi lado el día del incidentes lo que me respondió que no fue el. Entonces le dije que nuestra relación había terminada ya que me dejo en la estacada en el juicio.

Ahora todo se me paralizaba, en el campo de la seguridad ya que debo esperar dos años para que mis antecedentes estén limpios y poder obtener cualquier permiso.

UN FINAL FELIZ… Y UN NUEVO COMIENZO

Y justo en ese periodo me vuelven a llamar para trabajar como funcionario de prisiones en la prisión de Qutrecamins, a lo que digo que no porque me gusta cómo se trabaja en Francia, y cuando vuelven a llamarme de la prisión de Figueres digo que si porque me permite combinar el trabajo de fin de semana, funcionario, con otra actividad como puede ser dar clases.

Por lo que hablando otra vez con mi hermano mayor Iván, decidimos abrir una escuela para jóvenes de todas las edades, con la finalidad de enseñar artes marciales y saber estudiar, creando el espíritu familiar que a mí me ha hecho todo lo que soy.

Quiero despedir esta carta dando las gracias a Dragonz Magazine por permitirme contar mi historia, y que pueda servir de ejemplo, para que no les pase lo mismo a otros.”

Si te ha interesado este artículo, tal vez te interesen estos productos:

¿Me das 5 estrellas?

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Olvidaste tu contraseña?
X