KYO YUSHIN TANREN (Desarrolla tu amistad… desarrolla tu KI)

KYO YUSHIN TANREN (Desarrolla tu amistad… desarrolla tu KI)

jibun de jibun o suru

KYO YUSHIN TANREN

 Forjad la amistad en vuestro corazón, como vuestra forma de vida. Y dice así:
“Cuando el idiota escucha hablar sobre los poderes y habilidades de un artista marcial bien entrenado, sonríe forzosamente, ironiza y sacude la cabeza.

Cuando el hombre ordinario oye sobre estas enseñanzas, las discute con otros intelectuales.

Sin embargo cuando el auténtico buscador oye hablar sobre esto, se siente impulsado a estudiarlos activamente”.

KYO YUSHIN TANREN representa la inocencia del conocimiento y la pureza del sentimiento. En este estado de aprendizaje, el alumno introduce dentro de su mente nuevos esquemas y nuevos conceptos totalmente extraños para él, que le estimulan para adentrarse en un camino deseado y pretendido como practicante de artes marciales, aunque al mismo tiempo, todo esto aparezca sorprendente para él.

Esta sorpresa puede resultar en algunas ocasiones contradictoria e incluso a veces desilusoria y puede inducirle a abandonar el camino, que con tantos ánimos comenzó. Por lo tanto durante el esta primera época de estudio el artista marcial, ayudado por su Maestro, debe buscar entonces todas aquellas causas y consejos que puedan motivar su continuidad.

La definición de esta etapa, representa la meta en la búsqueda de ese sendero tan escurridizo para el estudiante de artes marciales, que no es más que su propia autoderrota. La cima de la montaña, -meta psicológica del Cinturón Negro- surge como una necesidad aparente ante una búsqueda constante por encontrar algo que es muy difícil de comprender que pueda estar tan cerca y a nuestro alcance, algo que pueda estar en nuestro propio interior. Nosotros mismos.

En esta etapa, el estudiante de artes marciales, busca su propio YO extraviado junto con sus propias raíces. La cima de la montaña representa para él la consecución del Cinturón Negro, algo que siempre ha supuesto un reto en la imaginación del practicante, por encontrar algo al final del escarpado sendero, o simplemente por estar más cerca de ese Cielo Azul, y ser capaces de tocar las brillantes estrellas que lo iluminan con nuestras propias manos, como si fuésemos poderosos dioses.

Y de eso se trata, una vez alcanzada la cima, lo mismo mirando hacia abajo, cuya visión puede hacernos grandiosos y dominantes, resultándonos grandiosa; lo mismo mirando hacia arriba, que nos puede parecer tener el Cielo más cerca, puede hacernos sentir un gran gozo interior, si nos olvidamos de las diferencias entre abajo y arriba, uniendo con nuestro corazón estos conceptos.

Aunque estas imágenes producidas sean muy concretas y definidas para cada uno, la “ESENCIA” alcanzada es la misma para todos, recordad aquí:

“Diferentes senderos conducen a la cima de la Montaña, pero la Luna que desde allí se ve, es la misma para todos”.

Esto es algo profundo y misterioso, algo cuya búsqueda quizá merezca la pena dedicarle la vida entera, aún incluso sabiendo que quizá dicha búsqueda puede resultar infructuosa. Por lo tanto entendamos KYO YUSHIN TANREN como la enseñanza que nos impide apreciar la verdad en nuestros corazones, si estos no se encuentran repletos de sinceridad y de honor.

Leed entonces con cuidado las palabras de los ancianos y prestad atención:

“KYO YUSHIN TANREN”: -Forja la amistad -dentro de tu corazón- como tu forma de vida-.

“Abrid vuestro corazón y sentir el verdadero espíritu del guerrero que os rodea. Sumergíos en las profundidades de vuestro ser interno y disfrutad del entrenamiento con vuestros compañeros, la individualidad aunque sea común a las artes marciales, no es sinónimo de soledad.

Aprovechar vuestras imaginaciones y vuestros caprichos, las fantasías y los deseos de ira cuando surjan en la superficie de vuestra mente. Analizarlos y utilizarlos para generar energía. Seguir siempre vuestra propia naturaleza de acuerdo con el orden del Universo, caminad vagando y dejad de preocuparos y de buscar todos los porqué.

No os abandonéis nunca al mundo de los sentimientos, ya que este abandono os hará perder vuestro propio despertar; únicamente controlados podrán haceros disfrutar de las enseñanzas recibidas.

Esforzáos por aprender, eso sí, de las personas sabias; observareis como nunca se oponen al transcurso de las cosas; tan sólo los ignorantes se enfurecen consigo mismo y obran con su mente sobre su propia mente. ¿Cómo podréis así evitar salir de vuestra propia confusión?.

Debéis por lo tanto olvidaros de los halagos y de los fracasos, porque si la verdad ya se ha manifestado ¿De qué os sirven el regocijo o la discusión?.

En vuestro viaje por el camino de la vida, se abren nuevos horizontes y aparecen con ello nuevas dificultades como instrumentos para desarrollaros, primero como seres humanos, y después como artistas marciales.

Como más puedes acercarte al estado de felicidad es gozando de los dones celestiales y de la amistad con tus semejantes. Si posees esas bendiciones y deseas conservarlas hasta tu vejez, evita la seducción de la envidia y el egoísmo y huye de sus tentaciones.

Cuando la envidia y el egoísmo exhiban sus delicadezas ante ti, cuando su vino brille en la copa, cuando ellas te sonrían y te persuadan a que seas feliz y alegre, entonces es la hora del peligro y debes permitir a tu razón que esté firme y en guardia. Porque si escuchas las palabras sutiles de esos dos adversarios, quedarás engañado y traicionado.

La felicidad prometida se cambia en seguida por tristeza y sus placeres conducen a la enfermedad y a la pereza. Observalas, mira en torno a ellas y dirige tu vista hacia tus compañeros, verás como los que han atendido sus sonrisas y a los que han escuchado sus atenciones, ¿No están sin ánimo? ¿No están faltos de energía? ¿No están enflaquecidos o enfermos?.

A sus breves horas de alegría y diversión, les siguieron días de hastío, de dolor y desencanto. El egoísmo y la envidia han corrompido y visitado sus apetitos, y ahora no pueden gozar de sus mejores atractivos, siendo estas las consecuencias justas y naturales que La Fuerza ha dispuesto en la constitución de todas las cosas, para castigo de quienes abusan de sus dones.

¿Pero quiénes son aquellos de paso fluido, de aire gracioso, que cruzan la llanura?. La rosas se ruborizan a su paso, la dulzura del amanecer alienta en sus labios, la alegría, templada por la inocencia, la modestia, la humildad y la amistad, brilla en sus ojos, mientras cantan con el júbilo de su corazón al caminar: Son los auténticos artistas marciales; hijos de los duros entrenamientos y del sudor; hermanos de la constancia y el sacrificio”.

El vigor del Guerrero circula por sus nervios y la fortaleza rodea sus huesos, ellos gozan con el trabajo durante todo el día. Las actividades de sus compañeros y el alimento de su familia los refresca diariamente. Ellos se complacen en combatir las pasiones, y por lo tanto su gloria es conquistar los malos hábitos. Sus placeres son moderados y por eso perduran; su reposo es breve, pero profundo y sin perturbaciones. Su sangre es por lo tanto pura, sus mentes serenas y los médicos ignoran el camino de su casas.

Pero la seguridad no habita junto al corazón de las malas compañías, ni siquiera se la encuentra puertas adentro. Observa como están expuestos a nuevos peligros desde afuera, mientras que un traidor desde dentro, procura perderlos.

Sus éxitos, su salud y su destreza han despertado el deseo de la envidia y el egoísmo. Esas pasiones están en el jardín, los enamoran con sus miradas, mientras despliegan sus tentaciones. Sus miembros son suaves y delicados, su traje suelto y atractivo, su mirada unida a la tentación. Ellas los llaman con la mano y los tratan de engañar con la suavidad de su lengua.

Pero si eres un verdadero artista marcial ¡huye de sus seducciones, cierra tus oídos a sus palabras cizañosas! Disfruta del calor y de los éxitos de tus compañeros y así el egoísmo y la envidia debilitadas por la pereza, huirán del DOJO y volverá a reinar la armonía.

La unidad del grupo que surge dentro del entrenamiento, una vez el estudiante lleva ya un tiempo entrenando y ya comienza a sentirse integrado, desarrollará en vuestro interior los más elevados estados de conciencia. Entended entonces la amistad como las ramas de un árbol que devuelven la savia a la raíz de donde vino; como un rió que derrama su agua, en el mar de donde provino; así son las enseñanzas de un Maestro, y siempre el corazón de un amigo agradecido se deleitará en devolver el beneficio recibido. Recordad: Un Maestro puede devolverte el dinero que has pagado, ¿Puedes tú estudiante devolverle la enseñanza que él te ha dado?

La Ley de la Potencialidad Pura

KYO YUSHIN TANREN representa a la primera Ley del KI o Fuerza Interior, la “Ley de la Potencialidad Pura”. Esta Ley se basa en el hecho de que todos somos, en nuestro estado esencial, energía y conciencia pura. El KI es una energía que rodea a todas las cosas vivas. Fluye de nosotros y a través de nosotros. Todos tenemos en nuestro interior las herramientas necesarias para controlar esa fuerza. KI es potencialidad pura; es el campo de todas las posibilidades y de la infinita creatividad y por ello es también alegría pura. La esencia espiritual del KI es conciencia pura unida a la invencibilidad.

Cuando un artista marcial descubre la potencialidad del KI, descubre su propia naturaleza esencial y conoce quién es realmente, en ese auto-conocimiento se encuentra la capacidad de poder realizar cualquier sueño que uno pueda tener, pues la posibilidad del KI es eterna, potencia incalculable de todo lo que ha sido, es y será.

La potencialidad del KI, podría llamarse también, Ley de la Unidad, o también Ley de la Amistad, pues bajo la diversidad infinita de las cosas subyace la unidad de la Amistad de un espíritu que todo lo penetra.

No existe ninguna separación entre este campo de energía y uno mismo. El campo de la potencialidad es tu propio yo, y cuanto más conozcas de tu propia naturaleza interna, más conocerás del campo del KI.

El conocimiento de uno, o referencia sobre el YO, significa que nuestro punto de referencia interno, es nuestro propio espíritu, y no los objetos de nuestra experiencia. Lo contrario de la referencia sobre el YO, es la referencia sobre los objetos. Con la referencia sobre los objetos, siempre estamos siendo influidos por objetos externos al Yo, entre los cuales se encuentran las situaciones, las circunstancias, las personas y las cosas. Con la referencia sobre los objetos estamos constantemente buscando la aprobación de los demás. Nuestro pensamiento y nuestra conducta siempre están esperando una reacción. Esta conducta se basa por lo tanto, en el miedo.

Con la referencia sobre lo externo sentimos, así mismo, una necesidad inmensa de controlar las cosas. Sentimos la necesidad de recibir aprobación y nos apartamos así de la Ley del KI. Cuando sentimos el poder del YO ya no existe el miedo y no existe entonces la necesidad de controlar ni de luchar por ganarnos la aprobación de los demás.

Con la referencia de lo externo, nuestro punto de referencia es nuestro Ego, pero este Ego no es en realidad quien nosotros somos en realidad. El Ego es nuestra autoimagen; es nuestra máscara social; es el papel que estamos representando, es nuestra propia máscara que se nutre de la aprobación de los demás. Uno desea controlar lo externo porque vive en el miedo.

Nuestro YO verdadero que es nuestro espíritu, nuestra alma, es libre y está completamente fuera de esas cosas. Es inmune a las críticas, no teme ningún desafío y no se siente inferior a nadie. Pero al mismo tiempo es humilde y no se siente superior a nadie, pues entiende que los demás son parte del KI, de ese mismo YO Universal, pero bajo disfraces diferentes.

Esta es la diferencia esencial entre la referencia externa del Ego y la referencia interna del propio YO. El poder del YO, nos da a conocer a nuestro verdadero ser, invencible, que no teme ningún desafío, ni peligro, que respeta a todas las personas y que no se siente inferior a nadie. El poder del YO por lo tanto es el poder del KI.

Sin embargo el poder sobre lo externo, es un poder falso. Como es un poder basado en el Ego, sólo dura mientras esté presente el objeto de referencia. Si uno ostenta un título determinado -presidente de una nación, o director de una empresa, o si tiene mucho dinero-, el poder de que disfruta desaparece tan pronto pierde ese título, ese cargo o ese dinero. El poder basado en el Ego sólo durará mientras duren esas cosas externas.

El poder del KI es por su parte permanente e ilimitado, fuente de la creatividad infinita, pues se basa en el conocimiento del YO, y este poder posee ciertas características. Atrae hacia nosotros a las personas, y también atrae hacia nosotros las cosas que deseamos. El KI magnetiza a las personas, las situaciones y las circunstancias en apoyo de nuestros deseos. Es con este apoyo de la naturaleza, el apoyo del YO Universal que todo lo envuelve, que el KI de nuestro poder es tal, que disfrutamos de un vínculo con las personas, y las personas disfrutan de un vínculo con nosotros. Nuestro poder se desprende entonces de la verdadera amistad.

¿Cómo podemos aplicar a nuestra vida la potencialidad de esta energía llamada KI? en el campo de todas las posibilidades. Si un artista marcial desea disfrutar de los beneficios de la potencialidad del KI, debe acceder a esta a través de la práctica diaria del silencio y la meditación, unido a la abstinencia de los juicios de valor. Los ratos de entrenamiento tanto en el DOJO como en la misma Naturaleza, también le permitirán acceder a las cualidades de la potencialidad del KI como son: La Creatividad infinita, La Libertad y La Dicha.

La práctica del silencio y de la meditación, supone comprometerse a dedicar unos ciertos períodos de tiempo simplemente a nuestro ser interno, y a las propias conversaciones con uno mismo, aprendiendo de la quietud de nuestra conciencia y con ello nuestra parte divina comenzará a surgir.

La práctica de la abstinencia de los juicios de valor es otro de los caminos para lograr la potencialidad del KI. Un juicio de valor es la evaluación constante de las cosas externas, como correctas o incorrectas, como buenas o como malas. Cuando estamos constantemente evaluando, clasificando, etiquetando, analizando, generamos muchas turbulencias en nuestro diálogo interno. Estas turbulencias restringen el flujo de la energía entre nosotros y el campo de la potencialidad del KI. Estamos comprimiendo, literalmente, el hueco entre los pensamientos. ese hueco es nuestra conexión con el campo de la potencialidad pura de La Fuerza. Es ese estado de conocimiento puro, ese espacio silencioso entre un pensamiento y otro, la quietud interior que nos conecta con el poder verdadero de La Verdadera Fuerza.

Y cuando comprimimos el hueco, comprimimos nuestra conexión con el campo de la potencialidad pura y de la creatividad infinita.

La abstinencia entonces de los juicios de valor crea el silencio en la mente de un guerrero, por lo tanto es una buena idea comenzar el día diciendo: “Hoy no juzgaré nada de lo que suceda”. Y a lo largo del día, recordarse a sí mismo dicha afirmación cada vez que se encuentre haciendo juicios de valor.

A través del silencio de la meditación y de la abstinencia de juicios de valor, un artista marcial se acercará a la Ley de la Potencialidad, la primera Ley del KI. Cuando empecéis a practicar, acordáos de acompañarlo con un entrenamiento diario y en lo posible, en comunión con la naturaleza. Los ratos de entrenamiento en la Naturaleza, permiten percibir la interacción armoniosa de todos los elementos y de todas las fuerzas de la vida, otorgándole un sentimiento de unidad y de amistad con todo lo que es vida. Ya se trate de un río, de un bosque, de una montaña, de un lago o de la orilla del mar, esa conexión con la inteligencia de la Tierra, ayudará a acceder al campo de la creatividad infinita y la potencialidad pura del KI.

Un artista marcial, debe aprender a entrar en contacto entonces con la esencia más íntima de su ser. Esta esencia verdadera está más allá del Ego. No teme; es libre; es inmune a las críticas; no teme ningún desafío. No está por debajo de nadie, ni tampoco se siente superior a nadie. Y así aprender a ver esta Esencia llena de magia, de misterio y de encanto.

El acceso a esta Esencia verdadera también le aportará claridad para percibir el reflejo en el espejo de las relaciones personales, pues toda relación personal es un reflejo de las relaciones de vosotros con vuestro mismo YO, Por ejemplo si uno tiene sentimientos de culpabilidad, de miedo y de inseguridad con respecto del dinero, de su éxito personal o de cualquier otra cosa, esos sentimientos son reflejos de la culpabilidad, del miedo y de la inseguridad como aspectos básicos de la propia personalidad.

Ninguna cantidad de dinero ni de éxito bastarán para resolver estos problemas básicos de la existencia; sólo la intimidad con el YO producirá la curación verdadera. Y cuando uno esté asentado en el conocimiento de su YO verdadero -cuando comprenda bien su propia naturaleza verdadera- jamás se sentirá culpable, asustado o inseguro por el dinero, ni por la riqueza, ni por la realización de sus deseos, pues se dará cuenta de que la esencia de toda riqueza material es la energía de la vida, es potencialidad pura. Y la potencialidad pura se convierte en la naturaleza intrínseca del KI.

Cuando vayas cobrando cada vez mayor acceso a tu naturaleza verdadera, también recibirás espontáneamente pensamientos creativos, pues el campo de la potencialidad pura también es el campo de la creatividad infinita y del conocimiento puro.

La abundancia de KI, la generosa riqueza y opulencia del Universo, es una expresión de la mente creativa de la Naturaleza. Cuanto más sintonizados estemos con la mente de la Tierra, más acceso tendremos a su creatividad ilimitada e infinita. Pero primero tenemos que llegar más allá de las turbulencias de nuestro diálogo interno, para poder conectar con la mente creativa abundante, opulenta e infinita. Y entonces crearemos la posibilidad de una actitud dinámica mientras portamos al mismo tiempo la quietud de la mente creativa eterna y sin límites.

Esta combinación exquisita de una mente infinita, silenciosa y sin límites con una mente individual, dinámica y con límites, es el equilibrio perfecto que surge de la quietud y del movimiento simultáneo que pueda crear todo lo que deseamos. Esta coexistencia de los opuestos -quietud y dinamismo a un mismo tiempo- nos independiza de las situaciones mundanas, de las circunstancias, de las personas y de las cosas.

Cuando un artista marcial reconoce en el silencio esta coexistencia exquisita de opuestos, se alinea a sí mismo con el mundo de la energía, con la sopa cuántica, con la “no-sustancia” no material que es la fuente del mundo material. Un mundo de la energía que es fluido, dinámico, elástico, cambiante, y está eternamente en movimiento. Pero al mismo tiempo, es quietud eterna, silencioso y creatividad infinita.

La quietud por sí misma, es la potencialidad para la creatividad; el movimiento, por sí mismo, es la creatividad restringida a un aspecto determinado de su expresión. Pero la combinación de ambos, movimiento y quietud te permitirá liberar tu creatividad en todos los sentidos.

Vaya donde vaya, sumido en el movimiento y en la actividad, un artista marcial llevará consigo su quietud. Por tanto el movimiento caótico que le rodea no eclipsará nunca su acceso a la reserva de creatividad, que es el campo de la potencialidad pura.

Antes de terminar, permíteme unos breves consejos:

  1. Entra en contacto con el KI, dedicando cada día algún tiempo a guardar silencio. Practica la meditación y evita los juicios de valor, empezando tu jornada con esta afirmación:
    “Hoy no juzgaré nada de lo que suceda”  y la recordarás a lo largo del día.
  2. Dedica cierto tiempo al contacto con la Naturaleza y a presenciar en silencio la inteligencia que se encierra en todas la cosas vivas que la forman:
    Siéntate en silencio a presenciar una puesta de Sol.
    Siéntate en silencio a escuchar el sonido del mar y de los pájaros.
    Siéntate en silencio a oler el aroma de una flor, a observar los paisajes y su palpitar en el campo de la creatividad sin límites.
  3. Abre tu corazón a la amistad y a la verdadera unidad que hará grande y mucho más fuerte el KI del Universo.
  4. Durante el entrenamiento esfuérzate siempre sinceramente y con concentración absoluta, lograrás sentir cada vez más cerca esta sensación de la que te hablo.

Si te ha interesado este artículo, tal vez te interesen estos productos:

Tags

Comparte el post:

Posts relacionados

Deja una respuesta

Patrocinadores
Suscríbete a nuestra Newsletter semanal para enterarte de todas nuestras actualizaciones.
.