INDIFERENCIA hacia las Artes Marciales

El Maestro Jesús Morales lleva más de 40 años practicando Artes Marciales (Boxeo, Karate, Taekwondo, Judo, Aikido, Kung-Fu, Full Contact, Muay Thai, etc... ), con todo ello... creo su propio sistema, el Shou Rou Jing.

indiferencia

Indiferencia hacia las AAMM pero… ¿por parte de quién?

Hace unos años, trabajé en una conocida emisora de televisión en la que sólo se emitían deportes. Nuestro programa, Combat Sport, era emitido los jueves y sábados y estábamos muy bien situados en el prime time debido a la gran afición por las Artes Marciales y Deportes de Contacto.

A pesar del apoyo y seguimiento del público a nuestro programa, la cadena decidió dejar de emitirlo. Nos informaron que otros deportes con algunas “influencias” y apoyos económicos iban a ocupar su lugar. No importó mi insistencia sobre la cantidad de practicantes y aficionados de estas artes, el argumento fue: “Sí, pero unos de un padre y otros de otra madre, cada uno por su lado, en cualquier otro deporte, solo existe uno…”. No pude rebatir aquello, pues es cierto. Además me dijeron: “La tarea de crear afición y de que el público lo siga, corresponde a los comentaristas y periodistas”. Mencionaron el baloncesto: cómo fue desapareciendo de los medios de comunicación y, con ello, el interés del público.

Efectivamente, a pesar de los grandes logros deportivos obtenidos a nivel marcial y deportes de contacto, somos invisibles para los medios de comunicación.

Tan sólo es noticia si algún personaje destacado de estas artes comete una fechoría o si las practica algún delincuente o ex-delincuente.

Parece como si la “mano negra” o alguna maldición recayera sobre ellas. Es curioso cómo a pesar de la gran afición y tradición que existe hacia el Boxeo, apenas se emita o se dé a conocer algún tipo de información sobre el mismo.

Prácticamente sólo importa cuando algún púgil pierde la vida en el ring o ha delinquido.

Quizás no sea objetivo o ecuánime sobre este tema, pero ¿alguien podría recordarme o aportar algún hecho positivo o heroico sobre alguna persona que practique Artes Marciales o Deportes de Contacto que se haya difundido en los últimos años por los medios españoles? Es sorprendente que en otros países sí que interesa y se difunden este tipo de noticias.

Por ejemplo, medio mundo habló del acto heroico que realizó el croata Uvan Jurcevic, cinco veces Campeón del Mundo del Kickboxing y que actualmente trabaja de portero en un hotel de la plaza central de la ciudad alemana de Colonia.

Este hombre salvó a cuatro mujeres alemanas de ser violadas durante la Nochevieja pasada por unos hombres de origen árabe y norteafricano. Y todo gracias a los conocimientos y la experiencia de Jurcevic. Fue entrevistado por numerosas cadenas de televisión e, inclusive, fue grabado practicando Kickboxing. Lamentablemente, me temo que aquí la noticia pasó desapercibida.

Tampoco se informó de forma anecdótica, al contrario que varios países latinoamericanos, la existencia de imágenes en las que la practicante de MMA, Mónique Bastos, redujo a un conocido atracador con una llave de jiujitsu reteniéndole hasta que llegara la policía.

En toda Latinoamérica fue noticia el caso en el que cinco ladrones entraron a robar en la casa de José Edmundo Carnalla Flores, ex campeón de México de Kendo. Uno de los ladrones llevaba una metralleta UZI y entre todos maniataron al campeón y a su mujer, encerrándoles en una habitación mientras sustraían los objetos de valor. José Edmundo logró desatarse y, ante las amenazas de muerte que había recibido por parte de los ladrones, cogió una katana para encararse con el que portaba el arma de fuego. El asaltante muere poco después de ser herido de gravedad y el resto huye. José Edmundo fue absuelto porque se acreditó que lo hizo en legítima defensa propia.

¿Por qué en España todos estos casos no son noticia? ¿Por qué esta existencia de mutismo?

Poco se informa cuando un miembro de cualquier cuerpo de seguridad salva la vida de otra persona e, inclusive, la suya propia, gracias a sus conocimientos de algunas disciplinas marciales. Ni siquiera se comenta cuando algunas celebridades y personajes conocidos de este país las han practicado o las practican en la actualidad.

Quizás este desinterés, desidia o indolencia por parte de los medios de comunicación sea, en cierta medida, nuestra culpa. A lo largo de toda mi carrera, en la que he sido colaborador durante más de 30 años en diferentes medios de comunicación, he tenido la oportunidad de conocer y entrevistar a muchos Maestros y campeones de diversas especialidades. Cuando estos pertenecían a otros países, solían tener un denominador común: solo hablaban de su arte marcial o de ellos, siendo muy respetuosos con otros estilos y Maestros. En cambio, cuando son nacionales, rara vez el entrevistado (siempre con excepciones) no ha hablado mal de algún estamento, federación o algún profesional.

Es curioso que casi siempre dicen: “Es un veterano o un profesional, pero…”. Y mi opinión siempre es la misma: “deja el pero, porque yo le conozco y no quiero cambiar mi concepto sobre tu persona.” Además, también me he encontrado con alguno de los denominados “Grandes Maestros” que ha tenido la poca cortesía de declarar sin pudor que su “estilo o arte es superior o, simplemente, mejor”.

Personalmente, creo que las Artes Marciales y los Deportes de Contacto poseen un amplio abanico técnico y son una forma de vida que sólo pueden entender aquellos que las practican. Ser eficaz en un combate depende de la persona, no de sistema que se practica. Ojalá dejemos a un lado aquello de “es que nosotros atacamos a los puntos vitales y…” ¿Y qué sistema no lo hace? El hecho de hacerlo comercial para atraer a los niños o por temas de competición, es un impedimento para que esto se enseñe, sin embargo muchos Maestros lo enseñan como en el pasado, manteniendo la tradición.

No viene mal recordar que hace años, cuando se combatía en una guerra era a vida o muerte y con el objetivo de acabar con técnicas expeditivas y contundentes con el rival. De hecho, cuando las Artes Marciales llegaron a occidente en los años 70, se entrenaban y enseñaban esas técnicas, aunque se dejaran de practicar con el tiempo, para adaptarlas a todos. Recuerdo que al llegar el Full Contact, como prácticamente de Kárate, se hacía contacto con control y a veces sin ningún tipo de protección a la cara, siendo un riesgo cuando se calculaba mal la distancia. Al menos, en el Full Contact existían protecciones.
Me resulta ingenuo seguir oyendo entre profesionales y “maestros” que en sus sistema “golpean con el codo y la rodilla” ¿Qué sistema de lucha o defensa personal callejera no lo hace, incluso ahora, en “casi” todos los Deportes de Contacto? Como he comentado antes, las Artes Marciales cubren muchas parcelas y no todo el mundo busca la eficacia en combate o competición; hay gente que, por su trabajo, las enfoca exclusivamente hacia el plano de la defensa personal; otros, buscan su faceta espiritual y filosófica o les gusta el plano acrobático y artístico, etc.

Creo firmemente que el enfoque que se dé a las Artes Marciales y a los Deportes de Combate depende en gran medida de la edad y experiencia que se tenga. Todo tiene etapas y cuando se es joven se suele enfocar hacia el combate pero, a medida que van pasando los años, se busca el perfeccionamiento en otras facetas. Depende de la etapa en que cada uno de encuentre. Es tiempo de dejar las críticas y los reproches para empezar a respetar lo que hacen otros, aunque sea la competencia o, simplemente, distinto. Si no se cambia la actitud, ¿cómo nos van a tomar en serio los medios y el público cuando lo único que hacemos es desprestigiar y descalificar los sistemas de lucha de unos y otros?

Las Artes Marciales llevan instauradas en España desde finales de los años 60, aproximadamente y no recuerdo la anarquía y desunión que existe actualmente, creo que es el momento de empezar a demostrar lo que se pregona en cualquier sistema: lealtad, respeto y honor. Es hora de ponernos a trabajar todos bajo un mismo techo y dejar de lado las críticas. Todas estas Artes y Deportes de Contacto, tienen algo distinto que ofrecer, pero ningunos son superiores a otros porque depende de lo que se busque y de las características físicas que se posean. Aunque, por supuesto, debe existir un guía o Maestro que nos muestre el camino.

Durante los días 22 y 23 del pasado mes de abril, di un pequeño curso en Mallorca. Asistieron diferentes Maestros de dispares disciplinas, como Toni Montana (instructor jefe de Montana Training System) o José Ortiz García (instructor jefe de Krav Maga DPKM) y Jose Antonio Nieto Fernández (instructor jefe de Luwingdo). Todos compartimos el mismo tapiz y mostramos el mismo respeto por lo que hacían los demás. Cada uno tuvo oportunidad de mostrar ante un mismo ataque su forma de trabajar, explicando el por qué y el cómo de sus técnicas, las cuales no son ni mejor ni peor que las demás, simplemente distintas. Se creó una perfecta comunión y comunicación entre todos los presentes. Los practicantes que acudieron al evento salieron beneficiados al tener la oportunidad de ver y entrenar diferentes técnicas con diferentes Maestros. Pudieron adaptar aquello que habían aprendido a sus atributos físicos haciendo funcional la técnica. No sólo se compartieron diferentes puntos de vista y formas de trabajar, sino que también se compartió una pasión común: las Artes Marciales, y aquello fue contagioso.

Creo que si todos hiciéramos el esfuerzo de sentarnos y hablar, descubriríamos que tenemos más cosas en común que motivos para discutir. Es momento de compartir y tener respeto hacia los demás como punto de partida. Existiendo respecto, sería posible el planteamiento de la unidad, aunque en este país se prefiere ser “cabeza de ratón que cola de león”. Si algún día, por el bien de estas Artes, una parte del colectivo se uniera en algún estamento, federación o comunidad, quizás y solo quizás, los medios de comunicación y el público en general podrían dedicarnos más tiempo o espacio, por pequeño que fuera. Al menos, dejaríamos de ser invisibles.

¿Es esto una quimera o algo viable? ¿Quién está dispuesto a dar el primer paso? ¿Qué estamento o persona será capáz de aglutinar a un buen número de practicantes? Espero que estas preguntas tengan algún día respuesta…

Si te ha interesado este artículo, tal vez te interesen estos productos:

¿Me das 5 estrellas?

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Olvidaste tu contraseña?
X