PEDRO CONDE, el entrevistador entrevistado

¿Quién es realmente Pedro Conde? ¿Sabemos algo de él? ¿Quiénes fueron sus Maestros? ¿Qué grados tiene y en qué Artes Marciales? Esta entrevista, pretende ser un homenaje, a toda una carrera periodística, donde podamos conocer un poco acerca de la persona que hay detrás de tantas y tantas páginas escritas: anécdotas, experiencias, curiosidades… donde Pedro Conde nos hablará de todo ello… sin pelos en la lengua.

pedro conde

¿Quién es Pedro Conde realmente?

El que conoce un poco de la historia de las Artes Marciales en España, le ha leído, le ha visto en prácticamente todas las revistas que ha habido, y ha aprendido con él a través de sus artículos…
Ha sido uno de nuestros Maestros, con una labor poco agradecida y “en la sombra”, pero que le ha colmado de experiencias personales únicas, como conocer y entrevistar a la flor y nata de los Maestros Mundiales y a las mayores estrellas que nos ha dado el cine de acción y Artes Marciales como Chuck Norris, Jackie Chan, Van Damme, Steven Seagal, Dolph Lundgren, Wesley Snipes, Cinthia Rothrock, y un largo etcétera…
Pero ¿Quién es realmente Pedro Conde? ¿Sabemos algo de él? ¿Quiénes fueron sus Maestros? ¿Qué grados tiene y en qué Artes Marciales? Esta entrevista, pretende ser un homenaje, a toda una carrera periodística, donde podamos conocer un poco acerca de la persona que hay detrás de tantas y tantas páginas escritas: anécdotas, experiencias, curiosidades… donde Pedro Conde nos hablará de todo ello… sin pelos en la lengua.

DM: Bueno Pedro, empecemos por el principio ¿Quién te enseñó y el qué? ¿Cuándo empezaste?

PC: Empecé en el ’73. Resulta que vi la serie de Kung-fu y desde el primer capítulo aquello me impactó. De pequeño era una persona muy delgada e insegura, era alto; no sé cómo me las apañaba, pero en el barrio era el saco para recibir golpes, además tenía muy mal genio y no era de las personas que se callaban, ni amilanaba.

Siempre me gustaron las peleas en las películas, pero cuando vi Kung-fu, en ese instante supe quera aquello lo que quería hacer. Me quería dedicar a ello. Y ya a partir del segundo o tercer capítulo comencé a buscar un gimnasio, convencí a mis padres, y me apuntaron a Judo. En aquella época, aunque se hacían algunos golpes, el Judo era sobre todo agarrar y tirar. Y tras unos meses, me di cuenta que aquello no me llenaba, y aunque iba con mucha ilusión, había algo que fallaba.

Un día fui al Cerro de los Ángeles, en Getafe -soy de Getafe, siempre he vivido allí y nunca me he cambiado de ciudad, allí en el Cerro había unos chicos del barrio entrenando Kárate. Comenzamos a discutir que Arte Marcial era mejor, y acabamos haciendo un combate. Cada vez que me quería acercar a cogerlos, me zurraban. Y me di cuenta que el Judo no era lo mío… y empecé con el Kárate, porque en aquella época era lo único que había.

Yo tenía una gran sed de conocimientos, y preguntaba a todo el que podía, a los “Maestros”, etc… y es que ¡Casi nadie sabía nada de nada! Lo único “que su Maestro era el mejor” y poco más, o sea, había un desconocimiento total.

Yo para aprender comencé a leer de todo, y comencé a comprar la revista “Artes Marciales” (luego pasaría a llamarse “El Budoka”), eso me llevó a “El Rastro”, y allí conocí a unos chicos americanos que vendían revistas de su país. Y comencé a juntarme con gente que sabía inglés para ayudarme con las traducciones y comencé a aprender cosas que aquí no se hacían.

No es que haya sido autodidacta, porque he tenido muchos Maestros, pero a través de páginas técnicas, libros y revistas, empecé y empecé… y llegó el momento en que me di cuenta que iba a hablar con mis profesores de Kárate, y a nivel teórico sabía más que ellos.

He tenido bastantes profesores de Kárate, he ido de flor en flor, de gimnasio en gimnasio. Entrené con Antonio “el ruso”, Sergio Martínez, Jesús Limón, Pedro Horcajo, estuve también en el Juka, en alguna ocasión entrene Yasunari Ishimi. Cuando me saqué el cinturón negro de Shito Ryu por la FEK. Fui a hacer una entrevista a Yosuke Yamashita, aquello me gustó, y traté de cambiarme a Goju Ryu pero aquello no resultó.

En ese intervalo llegó el Full Contact a España, y aquello se “acercaba” a lo que buscaba, pero no terminaba de encajar en ningún arte marcial.

Yo estaba muy de acuerdo con Bruce Lee. Vi “Karate a muerte en Bangkok” por el ’74 y aquello ya marcó mi vida para siempre. Y aunque Bruce Lee quedaba atrás en mi experiencia marcial, tengo que reconocer, que mis raíces y muchas de las cosas que he aprendido y empleo las he sacado de Bruce Lee.

A mí el que me gusta es el Maestro (Bruce Lee). He entrenado con algunos de sus “alumnos” y a mí personalmente… bueno; que Bruce fuera un genio, no implica que sus alumnos lo fueran. Ellos te pueden ayudar a encontrar sus mismas “llaves”, pero igual esas “llaves” no encajan contigo.

En fin, he entrenado con mucha gente, y he llegado a la conclusión de que cada persona tiene unos atributos y unas inclinaciones, y todo depende de lo que busques. He aprendido de muchos, y me doy cuenta que cuanto más aprendo, más me falta por aprender. No he tenido un Maestro fijo, pero gracias a la Revista DOJO he tenido el privilegio de ir a entrevistar a gente, y entrenar con ellos: venía un Maestro a dar un cursillo, hacía el cursillo, luego le entrevistaba, y luego encima me podía ir con él a comer o pasar toda una tarde con ellos.

Soy consciente que gracias a esa curiosidad que tuve por las Artes Marciales, llegué a dirigir la Revista DOJO y la Revista BRUCE LEE, y ello me llevó a conocer a una serie de Grandes Maestros, que son de la fuente de la que he bebido. He tenido mucha, muchísima suerte.

Desde luego, más de 2 años no he estado con ningún Maestro. Un Maestro te enseña durante año y medio o dos años su arte, que es su base, y pasado ese tiempo, o perfeccionas esa técnica, o buscas aprender otras cosas. Yo creo que con interés y un poco de experiencia, en ese tiempo, le puedes “extraer el jugo” que tú quieras.

DM: Entonces, si te preguntan, como le pasó a Bruce Lee en su momento, qué es lo que enseñas ¿Cómo lo llamas? ¿Cómo lo defines?

PC: Lo llamamos “Combat Arts Family” por darle algún nombre. Yo realmente lo que hago es ayudar a los alumnos a encontrar su propio camino. Viene gente que es buena con la pierna, y le potencio esas piernas y como ser eficaces en combate. Hay gente que viene buscando defensa personal, y entonces le enfoco hacia esa dirección. Cada persona tiene sus propias inquietudes, y yo lo único que hago es indicarles el camino. Inclusive aquí me ha venido gente, que después de un año, les he dicho “-vete a entrenar con tal o cual maestro, porque yo, lo que te podía enseñar para lo que tú buscas, ya lo he hecho”.

Yo lo tengo muy claro, a nivel de puños usamos el boxeo, también usamos los codos del Thai, pero de un modo más fluido, tipo “Jun Fan”. También trabajamos atrapes y puños de Wing Tsun, con los puños protegidos. Y por supuesto que todo tipo de patadas. En distancia larga trabajamos patadas, en distancia media puños y low kick, y en distancia corta cuerpo a cuerpo utilizamos ganchos, codos, rodillas y agarres. Y por supuesto peleamos en el suelo, donde practicamos inmovilización, luxación y extrangulación.

Es una especie de MMA, pero con un espíritu marcial y una actitud especial. No hay esa agresividad desmedida de los combates profesionales, pero lo que sí que hacemos es pelear en las 4 distancias y con protecciones… y a esto es lo que denomino “Combat Arts Family”.

Luego doy unas clases de defensa personal que son pelea callejera pura y dura, que te pueden ayudar… aunque en la calle además de pelear hay que saber muchas otras cosas, psicología, etc… eso es lo que yo hago.

DM: Bien, vamos a volver a la historia del “entrevistador entrevistado” ¿Cuál fue el primer artículo que publicaste? ¿Cuándo lo publicaste? Y ¿Cómo fue la historia hasta llegar a publicarlo?

PC: Pues… en junio de 1975, en el primer Especial de BRUCE LEE que se editó en España. Tenía 15 años.

La historia fue porque como te decía, me hacía con todo el material que podía de Bruce Lee en inglés y me buscaba amigos que me ayudaran a traducirlo. Me di cuenta que por entonces había muy pocos datos en español, y me puse en contacto con la revista “Artes Marciales” (“El Budoka”) y por medio de cartas les dije que tenía mucha información sobre Bruce Lee, que tenía fotos, etc… y me dijeron que porque no escribía un artículo.

Y con el estreno de “El furor del Dragón” se realizó un especial y se publicaron 3 artículos. Y uno de esos artículos fue mío.

Se llevaron una sorpresa cuando llamaron a casa preguntando por Pedro Conde, y descubrieron que Pedro Conde era un chaval de 15 años que había escrito un artículo sobre Bruce. Ahí empezó mi carrera –si se puede denominar así, a nivel periodístico de Artes Marciales.

Y a partir de ahí comencé a escribir. Luego llegó DOJO que se editaba en Madrid, me puse en contacto con ellos y me dijeron “-¡Prepárame artículos!”, y la verdad es que tuvieron muy buena aceptación, y Mariano Alonso, el editor y el hombre al que le debo lo que soy y a lo que he llegado, me ofreció una oportunidad increíble.

Adolfo Pérez se fue de DOJO y comenzó con su propia revista DÉCIMO DAN, y Mariano Alonso me dijo “-Mira, creo que la persona más adecuada para ser Director de DOJO eres tú. Tus artículos calan hondo en los lectores…”.

Más adelante, me volvió a decir “-Pedro, si sabes tanto de Bruce Lee ¿Me podrías hacer 12 números de una revista?” y le dije “12 no, soy capaz de hacerte 36 números”.

El hombre se quedó asombrado, nos dimos un apretón de manos y efectivamente, después se editaron 36 números de la revista BRUCE LEE. Podía haber editado alguno más, pero la verdad es que apenas tenía tiempo para escribir y la revista, ya en la última fase no tenía el mismo tirón.

Lo que sí te puedo decir es que todos los meses se recibían una cantidad de cartas impactante, que a veces me asustaba. Yo no me considero famoso, no soy nadie, era un técnico de teletipos, pero es que iba por la calle a reparar equipos, con mi maleta y mi herramienta, y por las tardes me dedicaba a trabajar en DOJO, y raro era el día que no me paraban 3 ó 4 personas y me preguntaban cosas sobre artículos, etc.

En aquella época no había internet y el que quería saber cosas sobre Artes Marciales tenía que comprar las revistas, y DOJO no era una revista paras Maestros, era para los alumnos… y por eso calaba mucho en la gente. Cuando me ponía a escribir, lo hacía basándome en lo que la gente me preguntaba por la calle, y pensando en lo que querría saber un alumno.

Mi termómetro para escribir artículos siempre se basó en la gente, en lo que ellos querían, que además, solía coincidir con lo que a mí me interesaba.

Y así empezó todo, se lo debo todo a Mariano Alonso y siempre le estaré agradecido, si soy quien soy es por la oportunidad que él me dio, y siempre lo voy a reconocer.

DM: ¿Alguna anécdota que contar con respecto a esa época?

PC: Uff… miles. En aquella época todos los gimnasios estaban abarrotados, era increíble. Yo hasta tenía lista de espera.

Una vez en Andalucía haciendo un servicio de “teleco” nos tuvimos que quedar una noche a dormir allí, y no había habitación. Y el recepcionista del hotel que no paraba de mirarme con cara rara me pidió el dni para ver si podía hacer algo y cuando lo leyó me dijo “-¡Tú eres Pedro Conde!¡No me lo puedo creer!¡Lo sabía!”, y nos encontró habitación… nos llevó a cenar a un restaurante… y mis compañeros alucinaron. Y bueno, por toda España me han pasado cosas parecidas.

A veces cuando me paraba la gente, mi mujer me decía “-No te enrolles”, porque es que íbamos por la calle y en cualquier momento me paraba gente que me reconocía para hablar conmigo. Y nos liábamos a hablar, y mi mujer mirándome con cara de circunstancia, acompañada por mis hijas, esperando. La frase familiar era “-Vamos a tal sitio pero si viene gente no te enrolles” jajaja.

Si yo que no soy nadie, me trataban así, la gente que es famosa de verdad, no puedo ni imaginarlo. Aunque hoy en día toda esa euforia por Campeones o celebridades en nuestro mundillo ha desaparecido, son cosas del pasado…

Antes ibas a ver un Campeonato y estaba hasta la bandera, hoy vas a un Campeonato de España, y hay más competidores que público.

DM: Mucha gente está comparando Dragonz Magazine con DOJO, lo que para nosotros es un honor, porque yo he crecido con DOJO, y muchos colaboradores de DOJO están ahora con nosotros apoyándonos, creo que tú fuiste un Maestro para Muchos de nosotros…

PC: Mucha gente me ha dicho eso mismo, gente que me para por la calle me dice “-Sabes que yo he crecido con tus artículos, tú fuiste uno de mis Maestros de forma indirecta, porque mes a mes aprendía de lo que tú escribías…”.

Hubo un proyecto hace tiempo, una persona que quería comprar la cabecera de DOJO para volverla a editar a condición de que yo fuese el Director, finalmente no salió.
Una pena, porque yo creo que hay mercado. Dragonz Magazine me parece un proyecto fantástico y os apoyo incondicionalmente, y sí, creo que seleccionando un poco los temas, puede llegar a convertirse en una segunda DOJO.

DM: Llevas años escribiendo sobre Bruce Lee ¿Qué opinas sobre él?

PC: En todas las facetas de la vida hay una persona que destaca en un campo por encima de los demás, alguien que por su talento, inteligencia y personalidad rompe todas las barreras, alcanzando una popularidad universal. En Artes Marciales, incuestionablemente, esa persona es Bruce Lee. Sin él, no se hubiera popularizado las Artes Marciales y por ende, los Deportes de Contacto. A mí me han interesado y me interesan sus ideas y conceptos en Artes Marciales, creo que era un genio, llegando a unas conclusiones revolucionarias en este campo para su época. Ahora bien, para mí no deja de ser un hombre con sus defectos y virtudes, creo que hay gente que le adora y venera como si fuera un Dios, rayando en un fanatismo irracional. Yo valoro su talento y su arte, es decir el Jeet Kune Do, y aunque roza los límites de la perfección, creo que no es perfecto. Quizás en su momento lo fue…

DM: ¿Por qué dices esto?

PC: Bruce Lee era un guerrero, en el más amplio sentido de la palabra, y sus conceptos de Jeet Kune Do eran revolucionarios. Pero hoy en día parece, o al menos esa es mi impresión, que se han quedado un poco estacados u obsoletos. En Deportes de Combate y en MMA se ha evolucionado muchísimo y no siempre se puede llevar a cabo el concepto de interceptación y anticipación, al menos, yo no soy capaz de hacerlo, y cuando falla la interceptación o anticipación debo de recurrir a otros recursos técnicos y conceptos de otras Artes Marciales y Deportes de Contacto para poder ganar un combate. Es decir: para mí no siempre es la “repuesta” ante las diferentes circunstancias que se pueden dar en un combate. Por ello desde hace años tengo claro que practico mi propio estilo (Combat Arts Family), donde ponemos en práctica algunos conceptos del Jeet Kune Do, pero no es JKD. Es un estilo con personalidad propia.

DM: Retomando la “época dorada” de las Artes Marciales en España. Cuéntanos anécdotas y cosas a destacar de toda esa larga lista de Maestros, Campeones y Estrellas Marciales que has entrevistado y con las que has tenido la fortuna de pasar momentos únicos. ¡Porque has estado con todos!

PC: Puf… bueno, tengo alguna asignatura pendiente. Jet Li vino a Barcelona a presentar Arma Letal IV, y le pedí a Mariano que nos pagara el pasaje para ir a entrevistarle. Y dijo Mariano “¡Que quien era ese chino!”, y le empecé a decir títulos de películas, pero “en chino” claro… y total, que me dijo “-Bah… a ese chino no le conoce nadie” y finalmente no fui, fueron unos compañeros dedicados al género cinematográfico y me dijeron que todo el mundo había estado pendiente de “las estrellas” y que “el chino” había estado solo en un rincón con la intérprete, y que no se había acercado absolutamente nadie a entrevistarle… esa fue una estrella que se me ha escapado, y otra fue cuando vino Tony Jaa a Barcelona también, a presentar “Thai Dragon”. Y fue otro corresponsal de DOJO en Barcelona, pero ese sí que hubiera sido un viaje que me hubiera costeado yo, pero es que íbamos pegados de tiempo… y finalmente no pudo ser.

En el caso de Van Damme, he estado con él en 4 ocasiones. En una de ellas nos brindó una entrevista de más de 40 minutos. Estaba aburrido, y cuando entramos le llevé un montón de revistas DOJO y se acordaba de otras ocasiones. Yo llevaba un cuestionario gigantesco, pero nos pusimos a hablar de entrenamiento, de cómo hacíamos nuestras patadas, etc… a todo esto la cámara grabando, y hablando de películas, de cine, y cuando nos quisimos dar cuenta nos dijeron “-Oye que lleváis 40 minutos”, nos hicimos allí unas fotos y al final… ¡No le hice ni una sola pregunta del cuestionario! Pero aprendí mucho, no es una persona que venga de los deportes de contacto… pero es una persona con un nivel muy alto tanto marcial como en entrenamiento.

Vino Steven Seagal a presentar “Alerta Máxima 2”, y para un programa de Canal Plus buscaban a una persona que supiera Artes Marciales para hacer de sparring con él. Como en la rueda de prensa yo ya le había preguntado sobre Artes Marciales él se acordaba de mí, y me buscó y me dijo que le entrara, así que fui y le lancé un puñetazo y con una gran suavidad me hizo una llave que me dio una descarga como de 380 voltios y me dejó el brazo hecho polvo, y el cámara le pide repetirla porque no la ha cogido bien. Yo le lanzo el otro brazo y otro tanto de lo mismo. Y el cámara que tampoco lo había cogido bien, y ya le dije “-¡Ponte tú!” porque yo ya no podía ni levantar los brazos. Es increíble: mide más de 2 metros, y ha llegado mucho más allá de la técnica del Aikido, ha llegado a controlar el Ki o el Chi. La forma en que te toca, te lanza y proyecta su energía es algo realmente sorprendente.

Luego aparte estuvimos hablando de armas de fuego, de cuchillos, de armas blancas… en cuanto a Maestros de Artes Marciales / Actores, posiblemente sea el Actor con más conocimientos que me he encontrado.

También he estado con Jackie Chan en 2 ocasiones. Es rapidísimo, tiene su propio estilo, formado por todo lo que aprendió en la ópera china y lo aprendido al haber rodado con tantos especialistas en Kung-fu. Pero a él no le gusta darle un nombre, ni que le llamen “Maestro de Kung-fu”, pero a mí me dijo Bill Wallace en una entrevista, que era un tipo realmente duro. De lo más contundente que había conocido en Hong Kong.

Y años después, cuando le pude entrevistar intercambiamos algunos golpes y algunos movimientos, y su forma de moverse, de conectar… de meter la cadera en la patada, y vamos, es una persona de contacto. No es el típico que hace movimientos de “marcar”, no. Jackie Chan es un guerrero, lo que pasa es que no quiere que le encasillen en el estereotipo de tipo duro, hombre serio, brusco, etc… pero para mí, es un profesional, un auténtico Maestro de Kung-fu. No es ningún “mindundi” en las Artes Marciales.

También he estado con Chuck Norris en 2 ocasiones. Tiene un puño que parece un pie. Es muy contundente. Chuck Norris no actúa. Él es así. Las 2 veces que he estado con él, es igual que en las películas. Luego le ves ponerse en guardia y piensas… “si este hombre no puede tener rapidez”, pero es un hombre que lleva muchísimas horas de combate, y en lo que tú tardas en pestañear te ha metido un puñetazo. Con un puño que es demoledor.

Fui a verle con José Manuel Egea, y se pusieron los 2 ahí a soltar algunos golpes en plan amistoso y… al final no hubo pelea, pero por cómo se movían y reaccionaban, se notaba que eran dos guerreros frente a frente.

Me hubiera gustado ver esa pelea. Lo que pasa es que Chuck Norris no tiene mucha flexibilidad, y tampoco expresividad. Y esa falta de expresividad se ve reflejada también en sus películas. No es como Bruce, que te enganchaba con cualquier movimiento. Es tan frío que no te llama, pero es un competidor, un gran competidor de Artes Marciales clásicas, pero además un guerrero… ¡y no se de quien más hablarte, es que he estado con muchos!

DM: ¿Y Maestros que te hayan impresionado?

PC: Una persona que me impactó fuertemente fue Hatsumi. En aquella época, de la noche a la mañana empezaron a salir “ninjas” como champiñones por todos lados, y esto me creó una incredulidad total. Pero cuando vino a España Hatsumi a dar un Taikai y empezó a tratar los puntos vitales y a moverse, me impactó. No me extraña que le hayan denominado “Tesoro viviente” en Japón.

Morio Higaonna de Goju Ryu, un Maestro que está todo el día golpeando piedras, makiwara, etc… verle y tocarle las manos, codos rodillas… es como tocar piedra. Cuando le veías moverse era increíble, le veías lanzar un puño y pensabas “es que como le dé a alguien le revienta”.

En su momento alguien que me impactó muchísimo fue Bill Wallace, no solo por su forma de pelear. Todo el mundo se fijaba en Wallace por su forma de mover las piernas, pero Wallace si no hubiera ido acompañado de un buen sistema de puños y una buena defensa no hubiera llegado donde llegó. De cintura para arriba era un boxeador, y además súper contundente.

Pero aparte de eso era un hombre que sabía realmente de Artes Marciales y tenía una filosofía y unas ideas sobre ellas que eran innovadoras totalmente.
Aquí en España, un peleador que me impactó, y con el que además tuve la oportunidad de pelear un corto combate, fue José Vicente Eguzquiza “el zorro del ring”. Ese hombre la desgracia que tuvo fue pelear con la bandera española, si ese hombre hubiera nacido en Francia u Holanda vamos… ¡sería un mito!

José Manuel Egea, a nivel de Kárate, el currículum que tiene a nivel mundial es único. Y es una lástima que aquí no se esté aprovechando su talento, posee un gran nivel en combate, otro que me dio la oportunidad de echar un kumite con él.

Coral Bistuer a nivel femenino en Taekwondo. Pero es que Coral peleando era como un hombre. Era muy guapa y muy femenina, pero en combate era un competidor masculino, su potencia y contundencia era igual.

También me he llevado grandes sorpresas pero en el otro sentido, Maestros encumbrados a los que por respeto no voy a mencionar, y que llevaba años viéndolos en revistas, y cuando he llegado a sus cursillos me han dejado frío y decepcionado. Pero es que he tratado de hablar con ellos de Artes Marciales, y al final eran gente con mucho marketing que se habían sabido promocionar, pero a nivel marcial, no eran nadie.

Pero bueno, lo importante es que a día de hoy me siguen invitando a cursillos, y hay gente que me sigue impresionando. Y Maestros que me siguen enseñando. Y te das cuenta que cuanto más tiempo llevas en esto, más te queda por aprender. Y cuando parece que ya nada te va a sorprender, siempre aparece alguien que te sorprende y enseña. Porque en esto sabes cuando empiezas… pero no cuando acabas, porque para mí, esto no tiene final.

DM: Cuando hablabas de Steven Seagal, has hablado del Ki o el Chi ¿Una persona tan pragmática como tú, cree en ese tipo de energías y esoterismo que se vincula tanto con algunas Artes Marciales?

PC: Han venido Maestros orientales con el trabajo del Chi y he visto cosas increíbles. Inclusive de los Monjes Shaolin. El trabajo del Chi existe, y quien lo llega a dominar es impresionante. El problema es que creo que aquí en occidente no hay gente que lo domine, o quien lo domina no habla de ello.

Lo que pasa es que hay mucho “vendedor de humo” sobre este tema. Cuando llevas muchos años de entrenamiento, empiezas a sentir un “hormigueo”, empiezas a sentir que la energía empieza a fluir… estás delante de un adversario y sientes lo que te va a hacer antes de que te lo haga, hay un “algo” que es lo que yo denomino “energía”. Pero aparte de sentirla, yo no creo que en occidente vayamos a llegar al nivel de un Maestro oriental o de un Monje Shaolin, yo creo que aquí en occidente con nuestra mentalidad es imposible. Yo desde luego no he conocido a ningún Maestro occidental que domine el Chi como los orientales.

Pero lo que sí que se es que a través de un control físico, llegas a un control mental, y contemplas la vida de una forma distinta. Y eso sí que te hace crecer como persona, como ser humano.

Hubo un Maestro japonés, que por respeto no diré su nombre, que me dio una charla sobre el Ki, sobre el Do y sobre filosofía que me dejó tan impactado que le dije que tenía que venir a mi gimnasio y yo se lo pagaría o le haría artículos o lo que me dijera. ¿Sabes lo que me contestó? Me dijo “-¿De cuánto dinero hablamos? si no hay suficiente dinero no me interesa”. Y cuando me dijo aquello… desapareció la magia.

DM: ¿Qué es lo que espera Pedro Conde en el futuro?

PC: Bueno, tengo 50 proyectos por hacer… pero tengo mi trabajo y mi mujer tiene el suyo. He podido dedicarme profesionalmente a las Artes Marciales, pero prefiero que sigan siendo un hobby para mí. No quiero que se conviertan en mi trabajo, porque al final lo que es tu trabajo, termina acabando con tu “pasión”. Tengo infinidad de proyectos, de hacer DVD, aunque parezca increíble… ¡libros! Me llaman para 40 cosas, pero de estas cosas, de 100 que te ofrecen, 95 no salen. Así que me he vuelto muy selectivo.

Lo que si haré posiblemente sea potenciar mi estilo, hacer mis vídeos, promocionar a mis cinturones negros, etc… El gran problema es que hasta este año en que habéis comenzado a sacar Dragonz Magazine no había nada en papel, y aunque internet está muy bien, yo soy de la “vieja escuela”, me gusta el papel al leer, tener un libro en la mano, tocar una revista, verla, poderla enseñar.

Hay un grupo de Maestros que van a hacer una gira de cursillos por España y me han ofrecido ser uno de ellos. Así que como ves… hay muchas cosas pendientes, ya veré a qué le puedo dedicar tiempo.

DM: Bueno Pedro, podríamos tirarnos aquí horas y horas hablando, pero el espacio en la revista se nos acaba. Muchísimas gracias por tu tiempo, y por tu apoyo, es un honor para nosotros haber compartido este espacio.

PC: Gracias a vosotros, por haberos interesado en mi persona. Estáis haciendo un gran trabajo ¡Seguir así!

Si te ha interesado este artículo, tal vez te interesen estos productos:

¿Me das 5 estrellas?

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Olvidaste tu contraseña?
X