chansu o ikasu

CHANSU O IKASU

Aprovecha al máximo tu oportunidad

La enseñanza filosófica que vamos a tratar en este post se refiere  al dominio de las  oportunidades y de las situaciones que se  presentan en la vida. Recibe el nombre  de  CHANSU  O  IKASU y significa: “aprovecha al máximo tu oportunidad”

Esta máxima se refiere al dominio de vuestra propia mente. Para  someterla, debéis conocer muy bien que es, cómo funciona y como os engaña; logrando así poder aplicar los métodos adecuados para poder controlarla.

Mientras vuestra mente se mueva inquieta entre los objetos, fluctuante, excitada, agitada y sin control, no es posible realizar y disfrutar la verdadera alegría del entrenamiento. Controlar vuestra mente inquieta y llevar todos vuestros pensamientos y deseos a un estado de quietud y sublimación, es el mayor problema del ser humano.

Quien ha conseguido subyugar su mente hacia el adecuado entrenamiento dentro del sendero elegido, podrá sin duda alguna aprovechar al máximo cada  oportunidad que se le presente.

Pensar: “Que la energía y la información están por todas partes en la naturaleza”.

Recordar: “Que algo no aparece, si no existe nadie dispuesto a buscarlo”.

Creer: “Que la verdad sólo aparece, cuando uno está preparado para entenderla”.

Por ello cuando aparezca tu oportunidad no dejes de desaprovecharla.

Nuestro cuerpo no está apartado del cuerpo del  Universo,  somos parte de un “Todo Único”, como una  sacudida, una onda de energía, una fluctuación, que nos hace formar parte de esa totalidad. Por ello si nuestra mente permanece sondeable, relajada y absorbente, todo lo necesario aparecerá delante nuestra como por arte de magia.

Podemos modificar conscientemente el contenido energético e informativo de nuestro propio cuerpo mecánico, e influir, por lo tanto, sobre ese contenido energético e informativo ampliándolo a -nuestro entorno, nuestro mundo-, y hacer que se manifiesten cosas de él.

Este cambio consciente es producido por las dos cualidades inherentes en la conciencia: la atención y la intención. La atención nos carga de energía, la intención la transforma.

Nunca permitáis que  los obstáculos consuman y nublen vuestra atención en el momento presente, y así podréis aceptar los instantes actuales tal como son.

Aceptando entonces cada situación como un soplo de viento  o una  circunstancia de la Ley Universal, lograreis aprovechar  siempre al máximo vuestra oportunidad.

Pero eso si,  recordad siempre: 

“…Que la naturaleza del Cielo es  transparente,
pero que a fuerza de mirarlo, hasta la vista  se oscurece…”

CHANSU O IKASU representa el frescor suave que nos ayuda a soportar de mejor forma los sudores del sacrificio del ascenso a la cima de la montaña.

En esta etapa el artista marcial, descubre su propio YO y lo atrapa ayudado por ese frescor que representa esta nueva oportunidad que se le presenta que no es otra que la de poder respirar. Pero CHANSU O IKASU no solo comprende la respiración pulmonar, sino también la respiración de todas nuestras células y de nuestro Corazón, sus sensaciones y sus emociones.

Todo este conjunto forma CHANSU O IKASU como una energía cósmica que nos rodea y nos refresca y que recorre nuestro cuerpo con cada respiración sentida, con cada respiración deseada.

CHANSU O IKASU hace que el espíritu, el cuerpo y la mente se integren formando una sola unidad. Por que las oportunidades no vienen solas, HAY QUE BUSCARLAS.

Una característica básica para ello es la Unidad, la unidad en la vibración, que puede apreciarse en todo nuestro sistema nervioso. De hecho esta vibración (Cósmica), es la piedra angular del Universo; originaria de las partículas elementales, haciendo que se interrelacionen y den lugar al nivel atómico y al molecular, que dirigen la formación de las estructuras celulares complejas.

Todos estos hechos, son de gran importancia para el funcionamiento de todos los organismos vivos, para que puedan funcionar de una forma integrada y sintonizar con los diferentes niveles de experiencia espiritual.

Todos los sistemas de un ser, se relacionan entre sí, creando una red de vibraciones extraordinariamente compleja, algo muy parecido a la serie de dibujos que aparece sobre la superficie de un estanque de aguas tranquilas, cuando arrojamos sobre él diferentes tipos de piedras.

El artista marcial, trata entonces de conseguir a través de CHANSU O IKASU, que todos sus ritmos sean relativamente armónicos y de esta forma no perder energía al conseguir que sus propios ritmos no sean disonantes, manteniendo de esa forma una buena comunicación gracias a esa simpática resonancia.

Las diferentes causas o estados de un conflicto o una armonía, tienen sus correspondientes estructuras  vibratorias; CHANSU O IKASU tiene la función de provocar las vibraciones que desemboquen en una oportunidad.

Lograr una vibración similar en todo nuestro ser y de esa forma conseguir que nuestra energía interna pueda ser utilizada para provocar una oportunidad, es la función principal de CHANSU O IKASU.

Todas las cosas tienen sus mareas; una marea alta y otra baja. Todas las cosas crecen y caen. Existe el ritmo cíclico en el nacimiento, crecimiento, deterioro y muerte de todas las cosas.

También hay ciclos y funciones rítmicas que nos afectan constantemente, en cada momento del día. Cuando despiertas tu día nace, comienza el ciclo del desayuno, que concluye con la finalización del mismo. Tu día muere cuando te vas a dormir, momento en el cual nace el ciclo nocturno. Tus sueños son un ciclo. Todo lo que hacemos durante el día es un ciclo. Y nunca sabemos lo que está en un ciclo, salvo respectivamente.

Cuando mi ciclo está en un momento alto, tengo más posibilidades de alcanzar el éxito, CHANSU O IKASU. Todos tenemos un punto alto y un punto bajo. Incluyendo aquí el ciclo de los sueños, el de la salud, de la energía, el del éxito, el de la suerte, etc…

Cada uno de mis ciclos tiene su período de tiempo diferente. El ciclo de la luna, como el menstrual, tiene un ciclo de veintiocho días. El ciclo del sueño tarda noventa minutos. Sin embargo la mayoría de los otros ciclos se mantienen ocultos.

Si tuvieras que hacer un diagrama de tu vida con respecto a tus resfriados, energía, suerte, amor, entusiasmo y apatía, encontrarías en ellos un ritmo.

Para descubrir más acerca de los ciclos vitales propios, el artista marcial debe meditar sobre el ciclo o actividad que quiere examinar. Debe aprender a conocer cuales son sus ciclos altos y bajos, para poder actuar así en consecuencia CHANSU O IKASU.

El guerrero, a través del estudio de sus propios ciclos, aprende cómo usarlos en su favor, creándose así oportunidades. Entonces  y a través de estos estudios y meditaciones CHANSU O IKASU, a través del estudio de los ciclos, el artista marcial comprende los ritmos de la gente y “lee sus pensamientos”, sabiendo de este modo en que parte del ciclo están, y por tanto, como van a actuar.

Si te ha interesado este artículo, tal vez te interesen estos productos:

¿Me das 5 estrellas?

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Olvidaste tu contraseña?
X